Asistencia en Comisaría: precio y otros detalles

¿Sabe cuánto cuesta disponer de asistencia letrada en la Comisaría? ¿Sabe qué derechos le asisten a la hora de declarar? Se lo contamos.


Contar con la asistencia de un Abogado especializado en la declaración ante la Policía no es especialmente caro; menos aún si consideramos las ventajas de contar con un asesor especialista en unas circunstancias tan delicadas. Los precios más habituales de este servicio suelen encontrarse entre los 200 y los 400 euros, aunque el precio final depende del tipo de declaración que se tenga que llevar a cabo y de la concurrencia o no de diversos factores (complejidad del caso, horario y duración de la declaración, etc.).



Testigo o investigado


No todas las declaraciones en dependencias policiales se realizan después de la detención de una persona: en muchos casos se llevan a cabo después de que se haya recibido, ya por escrito, ya por teléfono, una simple citación de un cuerpo de Policía.

En este caso, como no se tienen los mismos derechos en declarar como testigo que al declarar como investigado, es muy importante que, al recibir una citación de cualquier cuerpo de Policía,


  • Se averigüe en qué calidad se ha producido la citación (testigo o investigado); y


  • Se considere la conveniencia de contratar los servicios de un Abogado (incluso para el caso de que la citación sea en calidad de testigo, para preparar la declaración y que asista a la persona que haya sido citada para declarar).


¿Por qué incluso para el caso de una citación en calidad de testigo? Porque, si bien en muchos casos la Policía busca, simplemente, la ayuda del testimonio en la investigación; en otros casos la Policía cita personas sobre las que tiene sospechas de que han cometido un delito, aunque sin tener razones sólidas para citarlas como investigadas, con el fin de obtener indicios con los que seguir la investigación contra ellas.



Los derechos de la persona investigada


Bien después de una citación, bien tras una detención, en el momento de tomar declaración a la persona investigada se deben respetar una serie de derechos que, más o menos, todo el mundo ha oído decir a algún detective de película: derecho a guardar silencio, a no confesarse culpable, a no declarar contra sí misma, a nombrar un Abogado, a aportar los medios de prueba que tenga a su disposición para probar su inocencia, etc.

Obviamente, la realidad no es tan simple; y es que toda persona a quien se atribuya un hecho punible puede ejercer el derecho de defensa que recoge el art. 24 de la Constitución Española y que concreta, de una manera más extensa, el art. 118 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim), al decir lo siguiente:

Toda persona a quien se atribuya un hecho punible puede ejercer el derecho de defensa, interviniendo en las actuaciones, desde que se le comunique su existencia, haya sido objeto de detención o de cualquier otra medida cautelar o se haya acordado su procesamiento, a cuyo efecto se le instruirá, sin demora injustificada, de los siguientes derechos:

  • Derecho a ser informado de los hechos que se le atribuyan, así como de cualquier cambio relevante en el objeto de la investigación y de los hechos imputados. Esta información será facilitada con el grado de detalle suficiente para permitir el ejercicio efectivo del derecho de defensa.


  • Derecho a examinar las actuaciones con la debida antelación para salvaguardar el derecho de defensa y en todo caso, con anterioridad a que se le tome declaración.


  • Derecho a actuar en el proceso penal para ejercer su derecho de defensa de acuerdo con lo dispuesto en la Ley.


  • Derecho a designar libremente Abogado y a reunirse con él en privado.


  • Derecho a solicitar asistencia jurídica gratuita, procedimiento para hacerlo y condiciones para obtenerla.


  • Derecho a la traducción e interpretación gratuitas.


  • Derecho a guardar silencio y no prestar declaración si no desea hacerlo, y a no contestar alguna o a algunas de las preguntas que se le formulen.


  • Derecho a no declarar contra sí mismo y a no confesarse culpable.

Una lista de derechos a la que se deberá añadir, para el caso de que la declaración se haga después de una detención:


  • El derecho a acceder a los elementos de las actuaciones policiales que sean esenciales para impugnar la legalidad de la detención o privación de libertad.


  • El derecho a que su detención se ponga en conocimiento del familiar o persona que desee la persona detenida.


  • El derecho a comunicarse telefónicamente, sin demora injustificada, con una tercera persona de su elección, en presencia de la Policía.


  • El derecho que la persona detenida pueda ser visitada por las autoridades consulares de su país, a comunicarse y mantener correspondencia con ellas.


  • El derecho que la persona detenida pueda ser reconocida por el médico forense.


Toda esta información se facilitará en un lenguaje comprensible y que resulte accesible, adaptándose a la edad de la persona detinatària, a su grado de madurez y discapacidad ya cualquier otra circunstancia personal de la que pueda derivarse una modificación de la capacidad para entender el alcance de la información que se le facilita.



La asistencia letrada a persona investigada sin detención o después de ella


El derecho de defensa debe poder ejercerse sin más limitaciones que las expresamente previstas en la Ley, desde la atribución de los hechos punibles que se investigan, hasta la extinción de la pena.

Este derecho de defensa comprende la asistencia letrada de un Abogado de libre designación o, si no, de un Abogado de oficio


  • con el que la persona detenida o investigada podrá comunicarse y entrevistarse reservadamente -incluso antes de que se le reciba declaración por parte del cuerpo de Policía de que se trate, del Ministerio Fiscal o de la Autoridad Judicial, sin perjuicio de que dispone el art. 527 de la LECrim-; y


  • que estará presente en todas sus declaraciones, así como en las diligencias que se realicen en su interés (reconocimientos, careos, reconstrucciones de hechos, etc.).


En este sentido, la persona detenida debe ser conducida a las dependencias del cuerpo de Policía de que se trate y no se podrá practicar la declaración hasta que llegue su Abogado, ya que es obligatorio que el Letrado designado esté presente. Es más, de acuerdo con lo apuntado más arriba y después de la reforma de la LECrim de 2015,


  • la entrevista privada entre la persona detenida y su Letrado deberá celebrarse antes de la declaración (de modo que el Abogado pueda conocer en qué circunstancias y por qué se ha hecho la detención, por qué delito y la versión de los hechos de la persona detenida para poder preparar su línea de defensa); y


  • el Abogado debe tener acceso al atestado (o a las actuaciones policiales que se hayan llevado a cabo) para preparar esta línea de defensa.


Sobre este punto, sin embargo, hay que decir que la Ley no concreta qué información debe proporcionarse antes de la declaración; por lo que es muy común que el cuerpo de Policía en cuestión no la facilite (dado que interesa que se produzca la declaración de la persona detenida a fin de obtener la máxima información posible).


Así, aunque hay que tener en cuenta que la declaración que se haga ante la Autoridad Judicial será la que tendrá valor, habrá que ponderar la conveniencia de declarar o no en dependencias policiales, teniendo en cuenta, entre otros muchos factores:


  • Ante todo, si se ha podido ver el atestado policial.


  • En algunas ocasiones, que si no se declara en Comisaría, la persona detenida permanecerá en los calabozos por un tiempo máximo de 72 horas antes de ser llevada ante la Autoridad Judicial (durante las cuales puede recibir presiones para que declare).


  • Para el caso de declarar en Comisaría, que habrá que tener muy claro qué decir, pues cualquier dato perjudicial o incriminatoria o que se facilite dificultará extremadamente la reconducción de la línea de defensa.


  • Finalmente, que en función de las circunstancias del caso (delito por el que se ha realizado la detención, grado de participación de la persona detenida, etc.), puede ser muy recomendable declarar en Comisaría.


Todo lo cual, amén de otros factores, deberá valorar la persona detenida conjuntamente con su Abogado antes de decidir declarar o no en sede policial.



Pulse en la imagen o el botón para descargarse el artículo.


Pza. Josep Pla, 20, bajos

17001 - Girona (España)

 

© 2019 ST GLOBAL COMPLIANCE, S.L.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Segell ICAG_ADVOCATS_color.png
logo anima.png